5 productos financieros para cumplir tus propósitos de Año Nuevo


Emisores CARNET

Lo más representativo al iniciar un nuevo año son los propósitos que nos trazamos. Viajar, comprar un auto o una casa, salir de deudas y ahorrar, están entre las metas más comunes de los mexicanos y, para cumplirlos, no basta con comer las 12 uvas y desearlo, es necesario que tengas un plan.

Los Bancos y otras Instituciones Financieras te ofrecen diversos productos que podrían hacer que este año sea diferente a todos los demás y, ahora sí, llegues a tu meta de ahorro o inversión para crecer tu patrimonio. Aquí, enlistamos cinco de ellos que debes tener en la mira.

1. Cuenta de débito y cuenta de ahorro

Son los productos financieros más básicos que existen, ya que su objetivo principal es que tengas un espacio seguro en el Banco donde puedas recibir, guardar y disponer de tu dinero a corto y mediano plazo.

Si lo que quieres es ahorrar, la cuenta corriente o de débito no es el mejor instrumento financiero, ya que no genera rentabilidad; sin embargo, es ideal para un propósito como mejorar tus finanzas personales o disminuir tu gasto hormiga, pues te permite mantener control y registro de todas tus transacciones.

En la cuenta de ahorro, por otro lado, puedes hacer crecer tu dinero porque recibes intereses de lo que tengas guardado al final del mes y al mismo tiempo, puedes disponer de él en el momento que quieras. Utilízala para beneficiarte a mediano plazo, pero cuando llegues a un monto considerable, infórmate sobre otros instrumentos de inversión que podrían darte mayores beneficios.

2. Consolidar deudas

Este no es un producto financiero en sí, pero es un buen recurso para utilizar si tus finanzas en el último año no fueron tan saludables.

Lo primero que tienes que hacer es investigar qué Instituciones Financieras llevan a cabo esta práctica, ver varias opciones te dará la oportunidad de elegir la que te ofrezca un mejor esquema de pagos y la tasa de interés más competitiva. Platica con el asesor y asegúrate de que eres candidato a una tarjeta con suficiente línea de crédito para centralizar todas tus deudas en un solo plástico. Una vez que te la otorguen, el Banco se encargará de saldar tus deudas con otras Instituciones, esto te permitirá tener mayor control sobre tus pagos y evitar pagar varias comisiones anuales.

Recuerda que no basta con que consolides las deudas para cumplir tu propósito, es necesario que hagas un diagnóstico de la situación que te llevó a ese nivel de endeudamiento para que no vuelva a suceder, por lo tanto, debes de evitar obtener otros créditos y préstamos durante el tiempo que te tome liquidarlas.

3. Inversión de renta fija

En términos de inversión, una opción de renta fija representa una menor rentabilidad, pero también un bajo riesgo. Si es la primera vez que inviertes, es probable que sea el producto con el que te sentirás más cómodo.

Recuerda que, uno de los errores más comunes al invertir en renta fija, es pensar que no existe ningún riesgo. Este no es el caso, pero no te preocupes, en tu visita al Banco recibirás más información al respecto, ya que por ley todos estos detalles deben ir explicados en los documentos que firmas al adquirirlo.

4. Inversión de renta variable

Este tipo de producto financiero es para las personas que buscan un mayor retorno de inversión sin importar el riesgo. No garantiza rentabilidad debido a que su rendimiento depende de varios factores como: la evolución de la empresa en la que se invierte, la situación económica del país, el comportamiento del mercado, entre otros. Es más adecuado para quienes tienen más experiencia, porque la impredecible situación puede generar incertidumbre, desconfianza y afectar de manera negativa tu experiencia como inversor.

Uno de los errores más comunes es pensar que pequeños ahorradores, como tú, no pueden participar en la bolsa. Solo necesitas un intermediario financiero y la forma más sencilla de acceder a uno es a través de un fondo de inversión de alguna Institución Financiera. Ten en cuenta que el plazo para obtener un rendimiento es mayor al de renta fija, tu dinero deberá estar por un mínimo de 3 años para que el riesgo al que lo sometes valga la pena.

5. Productos de financiamiento

Entre estos productos se encuentran las tarjetas de crédito, préstamos, créditos hipotecarios y de automóvil. Su objetivo principal es aumentar tu poder adquisitivo para que puedas acceder a diversos productos y servicios. En definitivo debes de usarlos cuidadosamente, ya que si no se planeas bien el gasto te pueden generar endeudamiento.

Para solicitarlos es importante que te fijes en tu historial crediticio, es por esto que debe ser una prioridad pagar a tiempo tus deudas existentes, de no hacerlo podrías limitar tu oportunidad de adquirir una casa o un coche en el futuro. No olvides comparar la oferta de varias Instituciones Financieras y Bancos para encontrar el producto perfecto para ti, debes tomar en cuenta la tasa de intereses, los plazos, el monto al que asciende el crédito o préstamo y los requisitos de contratación.

Estos fueron los cinco productos financieros para cumplir tus propósitos 2019, y sin importar cuáles sean, es primordial que recibas el asesoramiento financiero adecuado y que se adapte a tus necesidades. Recuerda que, aunque las metas son personales, las Instituciones pueden ser tus mejores aliadas estratégicas para tu economía.